Tuesday, December 6, 2011

Sobrevolando la historia, por arriba de las Líneas de Nasca!

El día de hoy en Nasca fue espectacular: a la mañana temprano fuimos al aeropuerto que queda en las afueras de la ciudad para averiguar si era posible sobrevolar las Líneas de Nasca para hacer imágenes. Apenas llegamos y estacionamos, se nos acerco una persona ofreciéndonos un vuelo, entonces lo acompañamos adentro del edificio, donde hay unas 10 aerolíneas distintas que ofrecen estos vuelos para avistar las Líneas desde el aire. Como buen vendedor, nos convenció de que el avión de su empresa era el mejor, puesto que era el más estable y que las alas no tenían parantes, lo cuál sería mejor para poder hacer las filmaciones. Era un Cessna con capacidad para 4 pasajeros.

El Cessna esperaba ser tripulado!
Obviamente, el camarógrafo tenía que ir. Y necesitaba lugar para moverse, por lo que no íbamos a volar los 4. Sólo el y uno más. Y el "uno más" resulté ser yo, para poder hablar con el piloto y copiloto y traducir lo que Dedé dijera, por si era necesario pasar más cerca/lejos, pasar de nuevo por alguna línea, etc. Así que ahi fui: me tomaron los datos con mi pasaporte, pagamos el vuelo y la tasa aeroportuaria y subimos no más!

Dedé listo para hacer las imágenes!
 Y asi despegamos a las 10.20hs por un vuelo que duraría media hora y en el cuál sobrevolaríamos las Líneas de Nazca y los diferentes geoglifos con formas de animales y demás.

Las afueras de la ciudad de Nasca
 El despegue fue lindo, la avioneta estable, y seguíamos subiendo y recorriendo las líneas hasta que vimos el primer geoglifo:
La ballena (busquen que encontrarán!)
 Luego continuamos el vuelo...
El "astronauta", saludando...
 A esta altura me empecé a sentir un poco mareado, ya que la avioneta realizaba virajes bastantes pronunciados, volando en círculos sobre cada figura para poder apreciarlas bien y filmarlas con la cámara. Tenía mucho calor, iba sentado en la parte de atrás de la avioneta, estaba transpirando muchísimo, pero no por miedo ni inseguridad, simplemente mi cuerpo reaccionó así ante esas maniobras... Un embole, aunque ello no me prohibió disfrutar el vuelo y poder seguir avistando las diferentes imágenes realizadas por nuestros ancestros

El colibrí
Vimos varias más: la araña, el mono, el condor, etc. pero las fotos no salieron tan buenas ya que había demasiada luz y sin ir más lejos no deja de ser una cámara convencional que no permite tomar fotos con los parámetros de luz y enfoque cambiados, asique las que comparto son algunas de las mejores.

Increíble poder ver eso desde arriba. Sabía que existían las Líneas de Nasca pero no me imaginé que sería tan impresionante poder verlas. El vuelo me hizo acordar hace unos meses en Buenos Aires cuándo mi amigo Facundo Celoira me llevó a zurcar los cielos bonaerenese en un Luscombe de los '40. Obviamente, el Cessna es un avión mucho más moderno pero sin embargo se movió mucho en el aire peruano y la experiencia de vuelo fue similar a la experimentada con Facu esa tarde de septiembre!

Al aterrizar, Dominique se había puesto a hablar con un "Inca" que está en el aeropuerto promocionando su museo, que está a 500m del mismo, y cuenta sobre las tradiciones y creencias de los antepasados, fomentando dicha cultura. Nos invitó a su museo, allí fuimos, y nos hizo un ritual inca para unirnos a los 4 como uno, para equilibrar nuestras energías y que podamos seguir trabajando y conviviendo en armonía... Para creer o no... Yo simplemente creo en Dios.

Entrevistando al "Inca" 
Después fuimos a 20km de la ciudad a visitar la Necrópolis de Chauchilla, un gran cementerio donde eran enterrados miembros de la comunidad. Los mismos pasaban por un proceso de momificación, que debido a la gran aridez de la zona, fueron conservados perfectamente y el día de hoy se pueden ver no sólo sus huesos sino también su piel y cabellos. Todo a la intemperie, protegido por un techo de caña y paja.

Una tumba de la Necrópolis

Otra más, con huesos y calaveras
Al terminar nuestra visita a la Necrópolis, volvimos a nuestro hostal para descansar un poco y luego trabajar sobre las imágenes que habíamos estado haciendo los días anteriores, para ir elaborando el plot y como serán los videos finales que quedarán para la televisión francesa.

El Hostal de Agucho, donde nos hospedamos por 2 noches en Nasca

La pileta del hotel!
Si bien no no metí a la pileta, estuvimos sentados al lado disfrutando de unas cervecitas mientras trabajábamos. Después yo limpie los vidrios y lavé la camioneta por adentro, y llegada la noche fuimos a comer en nuestra última noche en Nasca. La próxima etapa del Dakar nos lleva hacia Pisco... No se con que me encontraré allí! En el próximo informe, se enterarán :)

Gracias nuevamente a todos los que leen este diario de viaje, gracias a los que llaman por teléfono, por Skype, a los que mandan mails, mensajes de texto, a los que firman este blog, los que comentan en Facebook! Y a los que no también! Esto lo hago para compartirlo con cada uno de ustedes, así que gracias por seguirme!

Lo mejor está por venir! Hasta la próxima!

3 comments:

  1. Que lindo poder ver Nasca desde un Cessna! Un fuerte abrazo, Fer

    ReplyDelete
  2. ..se sabe que encontrarás en Pisco...hay variadas destilerías del tradicional licor, que se pueden visitar......saludos!
    Sr.

    ReplyDelete
  3. Qué hermoso Fran!!! Besos. Má

    ReplyDelete